[./index.htm]
[./el-prepago-electrico.htm]
[./experiencia-internacional.htm]
[./causas-de-la-implementacion.htm]
[./antecedentes-tecnicos.htm]
[./antecedentes-regulatorios.htm]
[./resultados.htm]
[./descargas.htm]
[Web Creator] [LMSOFT]
El Prepago Eléctrico
¿Qué es un sistema de prepago?

Actualmente en Chile, las viviendas en las ciudades están conectadas a la red eléctrica, medio por el cual se distribuye energía para abastecer los diferentes equipos eléctricos y luces que hubiese en éstas. Uno no está restringido a la cantidad de consumo de energía eléctrica (manteniéndose dentro de un cuadro regular de consumo tal de no afectar el sistema como se podría dar en el caso hipotético de una industria que consume excesivamente). La cantidad consumida se registra, y esta información llega a los clientes a través de cuentas, las que son pagadas mensualmente. 

En algunos países se ha implementado otro sistema de consumo y pago de energía eléctrica, el prepago. Un sistema de prepago eléctrico consiste en que el cliente debe pagar con anticipación la cantidad que consumirá, comprando tarjetas de cierto valor monetario asignados al Kilowatt/hora que son ingresadas a un medidor de electricidad electrónico, instalada en su recinto. De esta manera, la cantidad de energía que circulará hacia la casa estará restringida al total del valor ingresado en el medidor. Cuando queda poco saldo, el medidor da una alerta para que el usuario se preocupe de comprar una nueva tarjeta, antes de que se quede sin energía.

Este sistema está enfocado, principalmente, a los consumidores más pobres, que tienen ingresos mensuales variables, por lo que deben adecuar sus gastos cada mes. Además, muchos de estos usuarios tienen problemas de morosidad.
  
Prepago de Energía
Eléctrica
¿Qué beneficios tiene este sistema?

Este sistema tiene una gran cantidad de beneficios, tanto para los clientes como para la empresa que lo implemente.

Desde el punto de vista de los consumidores, este sistema les permite reducir considerablemente el gasto en energía porque cada persona puede controlar lo que consume y comprar energía en la medida que su capacidad económica se lo permita. Actualmente, los clientes usan energía sin saber cuánto están gastando, y recién lo saben cuando llega la cuenta, por lo que pueden llevarse una sorpresa. En este caso, el uso de la energía ya se llevó a cabo, por lo que ya es demasiado tarde para tratar de ser más eficientes en el uso de la energía (hay que proponérselo para hacerlo al siguiente mes). Con esta nueva tecnología, los consumidores ven en tiempo real cuál es su gasto de energía, por lo que tienen mayor control de sus gastos. A través de los indicadores del dispositivo que se instala en cada casa, se puede concluir qué artefactos gastan más electricidad, viendo la tasa de gasto en $/hora. Si en un momento se prende la lavadora, por ejemplo, el medidor aumentará esta tasa, y después cuando la apague, bajará esa tasa. Así se verá la influencia de cada electrodoméstico en el uso de la energía. Así, tendremos personas con mayor conciencia en el uso eficiente de la energía, con el incentivo de ahorrar plata. Los usuarios pueden comprar energía todas las veces que quieran, por lo que si se les acaba una carga pueden ir a comprar otra, sin importar si es fin de mes o no. Mediante los actuales avances tecnológicos en telecomunicaciones, se puede, incluso, realizar compras de energía online, y revisar en una página web algunos indicadores sobre, por ejemplo, cuánta energía se ha consumido en el último tiempo.

Desde el punto de vista de la empresa, también hay beneficios ya que, en primer lugar, se elimina la morosidad porque los clientes deben pagar antes de usar la energía, por lo que al no llegar cuentas a las casas, no hay opción de que la energía no se pague. La persona que no paga la energía, se queda sin ella. Como no hay morosidad, no hay que cortar la luz a quienes no paguen sus cuentas, por lo que también se eliminan los costos de corte y reconexión. A través de este sistema, es el medidor quien automáticamente impide la llegada de energía si no se ha cargado una tarjeta.

En segundo lugar, se eliminan algunos cargos especiales. Es decir, hay reducción de costos para la empresa, lo que se refleja en una disminución en la tarifa que se les cobra a los usuarios. Esta reducción está dada porque ya no hay que pagar a personas que vayan a tomar la lectura del medidor de cada casa y no hay que pagar gastos relativos al procesamiento, emisión y reparto de facturas.

Además, la implementación de un sistema de prepago eléctrico permite reducir los hurtos de energía, al darle la posibilidad a quienes roban energía, de controlar más sus gastos de luz y evitarse los posibles problemas sociales y legales causados por el hurto.

Por último, el pago adelantado trae beneficios financieros para las empresas, al tener el dinero en la mano antes de dar la energía. Normalmente, por lo menos en Colombia, las empresas comercializadoras acuden a los bancos para financiar sus operaciones ya que el pago por el servicio prestado se recibe en forma diferida, por lo que se paga un interés por el dinero prestado. Por eso el recibo del dinero previo a la operación, ayuda mucho financieramente a estas empresas.

Se podría pensar que así como las empresas tienen beneficios financieros, los usuarios tendrían costos financieros. Sin embargo, como hemos explicado anteriormente, mediante este sistema los clientes podrán controlar cuánto gastan y usar energía según cómo han sido los ingresos del hogar, ya que muchas de las familias del segmento al cual está enfocado este servicio tienen trabajos temporales y sus ingresos son variables.

Finalmente, se reducen las quejas ya que con el sistema pospago, quienes pagan sus cuentas atrasadas exigen que el servicio sea reestablecido inmediatamente, lo que no es posible. El servicio eléctrico con prepago no permite que haya cuentas morosas. Todos estos beneficios mejoran la relación entre la empresa eléctrica y el usuario.