Daño de los contaminantes

Los principales contaminantes emitidos por las centrales termoeléctricas son los óxidos de azufre, los óxidos de nitrógeno y el material particulado. Dentro del daño que estos contaminantes causan, se estima que el 94% corresponde a reducciones en la salud de las personas. El 6% restante de los daños impacta en la agricultura, el deterioro de diferentes materiales, y la visibilidad del aire.
El material particulado respirable corresponde a las partículas sólidas o líquidas dispersas en la atmosfera, cuyo diámetro es igual o inferior a 10 µm, o 10 micrómetros (PM10) . Las partículas que son menores a 2,5 µm (PM2.5) son las más peligrosas, ya que por su tamaño penetran en el sistema respiratorio y se depositan en los alvéolos pulmonares. Mientras menor el tamaño de las partículas, causan mayor daño a la salud, y por otro lado, debido a que son más livianas, facilita que sean transportadas por el viento a grandes distancias, permaneciendo por más tiempo y contribuyendo a la contaminación en lugares lejanos a las fuentes. Dentro de los efectos que produce este contaminante a la salud destacan:

Los óxidos de nitrógeno se generan en los procesos de combustión a altas temperaturas, de la oxidación de nitrógeno atmosférico. Además de causar problemas a la salud, este contaminante forma nitratos, que son sales que pueden ser transportadas por el material particulado y que, en presencia de humedad, forman ácidos que tienen efectos nocivos en la salud. Dentro de los daños a la salud que producen los óxidos nitrosos se destacan los siguientes:

Los óxidos de azufre son el resultado de la combustión del azufre contenido en los combustibles fósiles, como el carbón. El dióxido de azufre es un gas incoloro, no inflamable y de olor sofocante. Durante su proceso de oxidación en la atmósfera, este gas forma sulfatos, es decir, sales que en presencia de humedad también forman ácidos y que también pueden ser transportadas por el material particulado respirable. Tanto los óxidos de azufre como los ácidos derivados del SO2 causan muchos daños a la salud, ya que ingresan directamente al sistema circulatorio humano a través de las vías respiratorias. Los ácidos formados por el SO2 se combinan con la humedad del ambiente y forman la lluvia ácida, lo que daña los cultivos. Los principales daños que este contaminante causa a la salud son:

Es muy difícil poner en términos económicos el daño que produce cada uno de estos contaminantes, debido al problema que hay en medir los efectos en la salud humana y valorizarlos económicamente. El estudio realizado por Nicholas Muller y Robert Mendelson, de la universidad de Yale, el año 2007 en Estados Unidos, resume los daños que produce emitir una tonelada más de cada uno de estos contaminantes. Se plantea que el daño de emitir estos contaminantes, se debe valorizar según el daño marginal que produce emitir una tonelada más de cada uno de ellos. A continuación se detalla lo anterior.

Tabla 1: Daño marginal anual de cada contaminante

A continuación se detalla en una tabla las emisiones que produce una central térmica a carbón de 500MW, que no utiliza tecnologías de abatimiento. Esta información fue obtenida de un informe del World Bank Group, el año 2007.

Tabla 2: Emisiones diarias de una central sin tecnologías de abatimiento

Se estima que una central que utiliza como combustible gas, emite aproximadamente el 60% de lo que emite una central a carbón en cada uno de los contaminantes.