Anexo: Algunas consideraciones sobre la Autogeneración Eléctrica

 

Dado que en el cada vez más competitivo mercado eléctrico se están dando claras señales de libre competencia, resulta interesante una opción distinta a la conexión de un gran sistema eléctrico, como son los autogeneradores.

 

Introducción.

 

Al comienzo, por su costo y su tamaño, eran máquinas utilizadas en el área industrial o por compañías que podían solventar su alquiler. Hoy, luego de desarrollos tecnológicos y la necesidad de satisfacer la demanda, los fabricantes y armadores ofrecen una amplia gama de calidades, incluso para el ámbito doméstico.

El avance de la tecnología a nivel mundial es cada vez más acelerado y son más competitivos los suministros de equipamientos donde cada fabricante trata de superar su propia performance, habiéndose obtenido hasta el presente equipos de generación portátiles de mínimos pesos y potencias, así como también equipos para proyectos de grandes centrales termoeléctricas.

 

Sistemas de autogeneración.

 

Existen varios sistemas de generación eléctrica: los convencionales y los llamados sistemas de generación alternativa.

Dentro de los convencionales se encuentran los grupos electrógenos de mayor repercusión y más conocidos a nivel doméstico por su facilidad de operación, simpleza y seguridad.

Los grupos electrógenos son equipos electromecánicos compuestos por dos partes fundamentales: una llamada máquina accionante y la otra, máquina accionadora. La primera generalmente es un motor de combustión interna ciclo Otto a combustible, nafta o gas natural; ciclo Diesel; motor dual a combustible líquido-gas y/ o especiales que funcionan con combustible pesado mezcla 70/30 (gas oil - fuel oil) entre otros, y la segunda parte, la máquina accionada. Es un alternador sincrónico trifásico o monofásico llamado comúnmente generador.

Los grupos electrógenos pueden prestar servicios generando en forma continua 24 horas en forma ininterrumpida llamada generación de base; en forma intermitente para servicios donde es necesario equilibrar los consumos, cubrir picos de consumo o como servicio de emergencia (hospitales, sanatorios, etc.). Aun cuando la red de alimentación de energía eléctrica en un sistema cualquiera se mantenga en general sin problemas en el servicio, es imprescindible la colocación de grupos electrógenos en todos los edificios donde existan posibilidades de riesgos personales (clínicas, hospitales) como así también en edificios de más de tres pisos de altura, teatros, clubes y estadios deportivos.

De igual manera el grupo electrógeno se constituye en un elemento de extrema necesidad y seguridad en grandes shoppings, negocios y todo lugar donde exista una movilidad de personas.

Dentro de las turbinas de gas pueden establecerse dos grandes grupos: turbinas industriales y aeroderivadas. Las primeras presentan mejores valores de disponibilidad y una mayor robustez. Las turbinas aeroderivadas, sin embargo, son algo más sofisticadas y presentan mejores valores de rendimiento. Asimismo, la temperatura de los gases de escape son diferentes al igual que el comportamiento y prestaciones trabajando en cargas parciales, por lo que en cada proyecto deben analizarse detalladamente el tipo de máquina más adecuada.

El otro elemento primario básico en las instalaciones de cogeneración es el motor alternativo. Aunque el principio de funcionamiento es básicamente el mismo que la turbina, difiere de ésta en las posibilidades de aprovechamiento térmico.

 

Producción de frío en plantas cogeneradoras

 

Una posibilidad muy interesante en instalaciones de cogeneración consiste en la producción de frío aprovechando el calor de la planta de cogeneración. Este calor se aprovecha en un tipo de equipo conocido como máquina de absorción que produce frío bien para un proceso industrial o para climatización de naves o edificios.

 

Ventajas de los sistemas de cogeneración

 

Desde el punto de vista del usuario, la cogeneración permite la reducción en su factura energética global, debido al menor costo de producción del kw/h autogenerado, frente al adquirido de la compañía eléctrica.

Además del ahorro producido por disminución en la factura energética global, en los casos en que el dimensionamiento de la instalación produzca un excedente de energía eléctrica, se produce un ingreso por esa venta de energía a la compañía eléctrica, que puede dar lugar a una factura energética negativa.

Pero la cogeneración no sólo ofrece ventajas al consumidor sino que también repercute de forma importante a nivel de la Comunidad y del Estado. Además de reducir drásticamente la factura energética de la empresa potencialmente cogeneradora, permite un importante ahorro en el consumo de energía primaria (combustible) a nivel nacional, impulsa la sustitución de combustibles contaminantes por gas natural y combustibles residuales y, por último, colabora en la conservación del medio ambiente.

En definitiva, la implantación de un sistema de cogeneración supone un ahorro a nivel nacional de un 34 % en el consumo de energía primaria. Este ahorro energético origina a su vez una reducción en las emisiones contaminantes debido por un lado al menor consumo y, por otro, a que los combustibles normalmente utilizados en las instalaciones de cogeneración son más limpios. Por esta razones, tradicionalmente los estados favorecen la construcción de este tipo de instalaciones.

 

Consideraciones medioambientales

 

Un aspecto fundamental a tener en cuenta en el desarrollo de un proyecto de cogeneración es el cumplimiento de las normativas medioambientales (para este caso, en España rige el Decreto 646/1991) transposición de una directiva europea que establece los límites máximos de emisiones en instalaciones de generación eléctrica. Aunque sólo sea aplicable a instalaciones de más de 50 MW y a falta de una legislación específica para las plantas de cogeneración, es esta normativa la que, dado sus límites más restrictivos que otras, debe ser considerada en el desarrollo de estos proyectos.

Las medidas correctoras que generalmente se adoptan en las plantas de cogeneración, son las siguientes: Utilización de combustibles de bajo índice de azufre, como el gas natural, fuel oil nº 1 de bajo índice de azufre, instalación de sistemas de tratamientos de gases y sistemas de combustión con baja emisión de NOx (quemadores de bajo NOx y sistemas de inyección agua-vapor).

 

Usuarios Potenciales.

 

Entre los usuarios potenciales de los sistemas de cogeneración se encuentran las industrias que presentan todas o algunas de las siguientes características:

* Tienen unas necesidades de calor y electricidad aproximadamente constantes a lo largo del año. La posibilidad de ceder los excedentes de energía eléctrica a la red hace que la necesidad de una demanda de energía continua sea menos crítica.

* Trabajan con funcionamiento continuo (más de 5.000 horas/año).

* Generan algún tipo de subproducto que puede ser empleado como combustible residual.

Así las industrias del sector papelero, cerámico, textil y alimentación que trabajan a dos y tres turnos al día, los siete días a la semana, son sectores potencialmente cogeneradores.

También se pueden incluir en este grupo la industria siderúrgica, la del automóvil, etc.

Otros tipos de industrias claramente cogeneradoras son los sectores dedicados al refino, la industria petroquímica y la maderera, ya que producen subproductos combustibles de baja calidad que, no obstante, pueden ser aprovechados en los sistemas de cogeneración.

Por último, también pueden adaptarse a este tipo de sistema instalaciones del sector terciario tales como hospitales, hoteles, residencias, centros comerciales, etc.

 

Ir Hacia Arriba

Volver a Página de Inicio