INTEGRACIÓN VERTICAL

 

 

El objetivo de aumentar la competencia y eficiencia en el sector no debe ser abordado a través de restricciones a la integración vertical. Por el contrario, debiera avanzarse por el camino de potenciar la libre entrada al mercado de generación, logrando de esta manera introducirle mayor competencia al sistema.

Durante los últimos años se ha planteado un debate sobre el impacto de la integración vertical de las empresas y su efecto en la competencia y eficiencia de los mercados. Este debate se ha referido especialmente al mercado eléctrico. Así, en la discusión acerca de la legislación del sector se ha supuesto la necesidad de regular o prohibir la integración vertical, sin que se hayan entregado los argumentos que lo justifican.

 

¿Qué se Entiende por Integración Vertical?

 

Un sistema está verticalmente integrado cuando los procesos administrativos, entendiéndose por ello la producción, transporte o distribución y venta de un determinado producto, se realizan por una misma empresa.

La integración de dos empresas puede darse indistintamente hacia adelante, incorporando funciones de distribución y venta del producto o bien hacia atrás, desarrollando métodos de producción al interior de la industria.

 

¿Qué Incentiva la Integración Vertical en una Industria?

 

Las empresas pueden decidir integrarse verticalmente por las siguientes razones:

 

 

En el caso de que existan activos muy específicos en el proceso de distribución de un producto puede ser rentable para la empresa poseer la propiedad de ese activo, de tal manera de evitar comportamientos deshonestos por parte de su propietario o hacerse muy dependiente de él.

 

 

Pueden existir economías de escala (se traducen en menores costos medios a medida que aumenta el volumen de producción) y economías de ámbito (se refiere a un ahorro de costos que son conjuntos o comunes a ambas actividades) en la producción y distribución de un determinado bien que incentivan a que una misma empresa realice ambas actividades.

 

 

Es decir, el conocimiento que se tiene del sector, de las normas que lo regulan, etc., todo lo cual permite ahorrar costos de información y de incertidumbre.

 

En el caso eléctrico, esto podría explicar la integración entre las empresas distribuidoras, que tienen obligatoriedad de servicio, con una empresa generadora.

En los casos señalados la integración vertical es positiva para la sociedad, ya que permite obtener un proceso productivo más eficiente.

 

 

Una empresa puede querer integrarse verticalmente con otra para aumentar sus ganancias monopólicas. En este caso la integración vertical sería dañina para la sociedad, porque reduce la disponibilidad de bienes y servicios para la población. Sin embargo, esta hipótesis es más difícil que se dé en un mercado como el de servicios eléctricos, donde existe libre entrada al mercado de generación y donde los precios y tarifas de distribución están regulados por ley. En este caso la integración vertical es negativa para la sociedad.

 

 

 

Volver a Contenidos